Nosotros

Inicialmente el Restaurante Villa de Santillana estaba situado en el centro de la ciudad, en el cruce de Quebrantada, hoy conocido como Cuatro Caminos, lugar de paso y parada de las diligencias que hacían un alto en su camino para recoger viajeros, cambiar caballos y mover mercancías.

Después de una evolución continua, en nuestras nuevas instalaciones, muy cercanas a donde iniciamos nuestra historia, seguimos siendo todo un referente gastronómico y conservamos la tradición y el mejor hacer de aquella época, algo que ya nos reconocían los cronistas de principios del siglo XX que nos situaban como parada de postas y casa de comidas de referencia.

Tras más de 50 años de historia, el esfuerzo de varias generaciones, la dedicación de dos familias, el inmenso trabajo de un gran equipo de profesionales y el apoyo de fieles colaboradores, mantenemos la ilusión por superarnos cada día y las mismas ganas de complacer y hacer disfrutar a nuestra amplia clientela.


 

La Ciudad

El Restaurante Villa de Santillana está situado en Torrelavega, la segunda ciudad en importancia de Cantabria, tras su capital.

La capital del Besaya empieza a ganarse su reconocimiento, ya en los primeros años del siglo XX, cuando paralelamente al rio, se abre el camino hacia tierras castellanas para el transito de harinas y mercancías.

Más tarde, la ciudad va afianzando su relevancia, gracias a sus ferias de ganado y las explotaciones de sus minas cercanas. Y con el desarrollo del ferrocarril y su reconversión industrial, será cuando adquiera su máximo esplendor.

Tan fuerte expansión y el elevado transito de pasajeros y personas propició la aparición de paradores, fondas y casas de comidas, entre ellas nuestro antiguo restaurante, generan una arraigada tradición gastronómica y colocan a la ciudad a la cabeza de la restauración de la región, hasta tal punto, que su fama aún perdura hoy en día.